TERMINOLOGÍAS

Web 2.0 • Política 2.0 • Gobierno 2.0

Tenemos entonces que web 2.0 es el cambio de una web plana y rígida a una web interactiva y abierta a sus visitantes, estos cambios permiten a los usuarios o visitantes establecer una relación directa con el administrador del portal, facilitando así la comunicación inmediata entre ellos. Este sistema ha sido un éxito contundente para el mercadeo y ventas de productos a razón de la inmediatez de la información y gestión de ventas y entregas de los productos. 

{slider • Política 2.0|closed}

Definimos Política 2.0 como las herramientas de la web interactiva y movil 2.0 aplicadas a un fin específico, para promocionar un candidato, este tipo de aplicación a diferencia de las otras plataformas tiene un tiempo determinado por el cierre de campaña.

Howard Rheingold, el promotor de The Well, la primera red social de Internet, quien se puede llamar el padre de las redes sociales, ya decía cosas como éstas en 1993: “En el uso que hagamos de estas tecnologías nos jugamos el futuro de la democracia. El problema es cómo conseguir que estos recursos sean accesibles a la mayoría de la población y den la oportunidad de cambiar las reglas del juego democrático”.

Tenemos el Icono reciente y mejor exponente de la Cultura de Política 2.0 Obama. Es el primer presidente que ha sabido aprovechar las posibilidades de los nuevos medios de alta velocidad, alta densidad y alta variedad. De hecho, en unos meses había dado más entrevistas que cualquier otro presidente anterior.

Crearon una imagen de Obama asociada a valores de modernidad y capaz de generar ilusión, especialmente entre los más jóvenes. La clave fue conectar con los electores y empatizar con ellos. Youtube jugó un papel clave en este aspecto.

 

{slider • Gobierno 2.0}

 • Democracia electrónica

La Red permite afrontar el tipo de diálogo al que la democracia representativa aspiraba desde siempre.

Los individuos pueden ahora encontrar medios para hacerse oír. Es lo que se conoce como “vigilancia activa”.

Open Data. Consiste en “abrir los datos”. Es decir, en que empresas y profesionales puedan emplear toda la información que gestiona y elabora la administración para generar nuevos servicios y que no tiene problemas de confidencialidad.

Open Government. Consiste en abrir el gobierno para que las decisiones que conciernen a todos sean tomadas en conjunto con la ciudadanía y para extraer de la ciudadanía nuevas ideas que permitan mejorar la labor pública. A esto último también se le denomina crowdsourcing. La mejora del funcionamiento interno del gobierno con la aplicación de herramientas de la Web 3.0 que reducen la burocracia y aumentan la eficacia de las soluciones implementadas desde la administración.

A todo esto se le denomina de diversas formas: “gobierno en red“, “gobierno abierto”, “gobierno como plataforma” o “gobierno colaborativo“.

¿Qué retos plantea el Open Data?

Al margen de lo que es la liberación de cosas que hasta ahora se ofrecían previo pago (por ejemplo, el Boletín Oficial del Estado), el principal reto que plantea la política de datos abiertos es que exige tener formatos estándar que puedan emplear todas las administraciones, de tal forma que las herramientas que se generen no deban adaptarse a cada caso. Es decir, hace falta una especie de RSS.

Permitir que las decisiones públicas cuenten con la participación de los ciudadanos que vayan a resultar afectados, de tal forma que ellos se sientan también implicados en esa labor de administración. También implica extraer conocimiento e ideas que permitan mejorar la labor pública, teniendo siempre los oídos en posición de escucha hacia lo que dice la población. A esto último se le llama crowdsourcing. Es decir, extraer cosas de las masas.

Los presupuestos participativos. Quizás por ello, la primera herramienta que habilitó el Gobierno de Obama en relación al Gobierno 2.0 es Regulations.gov, que incluye todas las leyes que están siendo tramitadas y habilita a los ciudadanos a opinar sobre ellas y a proponer textos alternativos. Es una especie de Wikipedia legislativa.

Los más conocidos son las alocuciones a través de Youtube en las que el presidente pregunta directamente a los internautas a ver qué quieren e incluso les solicita preguntas, que después responderá por esta misma vía. Aunque algunos ven sólo a los medios sociales como instrumentos para perder el tiempo, lo cierto es que abren una nueva puerta de oportunidad para que los ciudadanos se impliquen más en la acción pública y para que los funcionarios entiendan mejor lo que es “estar al otro lado”. Esto llevará inevitablemente a que la ejecución de un servicio público no sea tarea exclusiva de quien cobra un sueldo de la administración y para que pueda ejecutarse también a horas menos convencionales.

Si esta demanda se gestiona correctamente, puede contribuir a mejorar y reducir los costos de los servicios públicos.

{/sliders}